martes, 13 de septiembre de 2011

MALOS DESPERTARES

Es la hora, me dije a mi misma. La hora que había estado esperando todo ese tiempo. Le tenía a mi espalda. Ultimando los detalles. La hora de dar el paso a delante y enseñar a todo el mundo lo que era capaz de hacer.

- Respira, concéntrate, abre los ojos y sal – me dijo.

- Ni que fuera tan fácil... - le respondí.

- ¡Solo hazlo!

Y diciendo esto me empujó hacia el escenario, donde me esperaban millones de fans.
Avancé lentamente con mi guitarra colgada hasta el centro del escenario. Comencé a tocar. Luego a cantar.

Una hora…

Después otra…

Tres horas de incansables aplausos, silbidos y gritos. La emoción se palpaba en el ambiente. El concierto estaba apunto de acabar. Anduve hasta el borde del escenario para saludar. Perdí el equilibrio. Y me caí de la cama.

RECUERDOS DE INVIERNO

Nieva. Es invierno y nieva. El cielo está cubierto por nubes oscuras. Miras por la ventana y piensas que es un buen día para quedarse en casa al calor de la estufa, pero una fuerza sobrenatural te empuja a ponerte las botas y el gorro y a salir a jugar con la nieve. La emoción te vence y acabas saliendo. Embutida con en el chaquetón, la bufanda y los guantes comienzas a pasear por la calle con mucho cuidado e intentando ver algo entre el vaho que sale de tu boca y la nieve que cae sin pausa. Entonces recuerdas que hace mucho tiempo, ese mismo día. Muchos años atrás estabas sometida. Casi todo parecía igual. Mirabas la nieve caer. Pero en esa ocasión llorabas. Doliéndote de los golpes y las palabras. Pero ahora te sientes bien. No eres esclava de nadie. Y lloras de felicidad, dando vueltas sobre ti misma, mirando al cielo, sintiéndote por primera vez alguien independiente.

sábado, 3 de septiembre de 2011

POESIA

La cosa va mejorando
poco a poco el tiempo pasando.
Nosotros juntos y el cielo mirando
El pequeño amanecer esperando
para sorprendernos
amándonos
al alba de la mañana
Teniéndote cerca me deshago
y desde lejos pienso: Te amo.
Te siento cerca y miro tus ojos
no veo nada reflejado en ellos
Me miras, te miro
ahora nos veo en el infinito indefinido
en el que solo tu y yo existimos.