martes, 13 de marzo de 2012

MENTAL ILLNESS?

A TODAS AQUELLAS PERSONAS QUE, COMO YO, VEN EL MUNDO DE OTRA MANERA.


Que seas un friki no significa que te gusten los juegos de ordenador, los cómics o cualquier objeto coleccionable; sino que eres raro. A ojos de los demás soy rara. Incluso a mi misma me sorprendo a veces diciéndome: ¡Dios! ¡Soy extremadamente friki!

¿A quién le gusta la playa en invierno? A mi. ¿A quién le gusta que haga frió? A mi. ¿A quién le gusta en verano dormir de día y leer en el alféizar de la ventana de noche? A mi. ¿A quien le gustan los lunes? A mi. ¿Quien se levanta por las mañanas con una sonrisa en la cara? Yo.

Todos tenemos alguna peculiaridad. Soy tan rara que rayo la estupidez. Realmente hay veces que no me entiendo. Hay veces que me paro a pensar y me pregunto por qué seré tan diferente. A veces me pregunto si soy el error de la naturaleza o si es el mundo el error...

Soy una friki. Siempre lo he sido. Más de una vez he intentado comportarme o pensar como la gente de mi edad pero eso no me "sale".

Otras veces he intentado ser "yo misma", pero me he sentido al momento rechazada y desubicada. Tampoco he tenido nunca la necesidad de encajar. Siempre hemos sido yo y mis paranoias. Mis paranoias y yo. Y no nos ha hecho falta nunca nada más.

Ahora, esas paranoias se van desvaneciendo y convirtiendo en sueños no cumplidos y, poco a poco, me voy quedando sola.

El mundo gira y yo continúo parada, mirando desconcertada sin saber qué hacer: si tirarme en medio del centrifugado, dejarme llevar y ser infeliz o seguir como hasta ahora, nadando a contracorriente y siendo feliz a mi manera. Empiezo a encontrar a "gente" como yo: desechos sociales iguales de frikis que yo. Pero no es lo mismo...

No es lo mismo pues cuando mucha gente así se junta, cada uno barre para su puerta y las relaciones no son del todo serias. Las personas frikis necesitamos de personas "normales" que nos saquen (a rastras si hace falta) de nuestros mundos de fantasía.

Aunque el término "normal" también es subjetivo... En cierto modo, todos somos frikis. Todo depende del matiz con el que miremos los colores y nuestro punto de vista con respecto a lo que "realidad" se refiere. Es esto lo que nos hace diferentes y nos distingue de los demás, por ello somos especiales y existe la diversidad.

En lo que a mí respecta, soy friki, soy rara y vivo con ello. No pienso cambiar (que quede muy claro) por muchas puñaladas en la espalda que me dé la sociedad.

Porque esta soy yo y así soy FELIZ.