sábado, 6 de abril de 2013

LOS CAMINOS DE LA FELICIDAD


Siempre hay que tener expectativas con respecto a la felicidad. Obviamente todo el mundo podría ser más feliz de lo que ya es pero es como una escalera y hay que saber ver cuando ya no puedes seguir subiendo, pero realmente el llegar hasta arriba es lo más difícil y cansado.

En mi opinión hay diferentes formas de felicidad (ensayo filosófico a la 1 de la mañana). La felicidad corporal por ejemplo, cuando tienes las necesidades básicas instintivas cubiertas esa es la más fácil de alcanzar.

Luego está la felicidad mental que es cuando te sientes realizado mentalmente, cuando lees un libro aprendes algo nuevo, o haces algún trabajo que consideraras difícil cuando te sientes orgulloso de ti mismo.

Después encontramos la felicidad del alma, que es la más complicada de todas de alcanzar.

Tiene que ver con los sentimientos.

Esa no la sé explicar, quizá porque todas las palabras que conozco y hay actualmente en mi diccionario personal no son capaces de abarcar tan grandiosa meta.

Pero básicamente son los estados de ánimo NO PROVOCADOS POR NADA EXTERIOR,
como cuando te dan esos arrebatos de alegría,
o te deprimes porque está lloviendo ,
o te sofocas mentalmente porque hace calor.

Por último, la felicidad ajena, que para mi es importante. Realmente no es la más importante a mi parecer, pero la considero quizá la segunda en el ranking.

Que es cuando los de tu alrededor están felices o no
y eso, quieras o no, acaba influyéndote a ti en tu estado de ánimo.
Ésa es la felicidad del alma por así decirlo.


Ya depende de a qué tipo de felicidad aspires tú, serás considerado en la sociedad como un tipo de persona u otra. Lamentablemente, me reitero en lo que sostuve al principio de esta entrada, la felicidad es como una escalera, a veces subes, a veces bajas, pero lo que está claro es que para subir hay que esforzarse y más si quieres llegar a la cima.

Se puede alcanzar. Solo hay que subir poco a poco. Peldaño a peldaño. Pasito a pasito. Y como decía el refrán "Caminando solo llegarás más rápido. Caminando acompañado llegarás más lejos", rodéate siempre de quien mejor te quiere y te servirá de apoyo por si resbalas.

MADURA DE UNA VEZ, COÑO.



Quiero escribir algo bonito. Algo que llene. Algo que llegue. Me resulta realmente complicado el intentar escribir más a menudo  en el blog, y de verdad que lo deseo, pero me parece ciertamente imposible. Quizá sea por que soy demasiado exigente conmigo misma y crea que solo se merecen estar ahí los relatos largos, los que de verdad llevan algún sentido, o los que me gustaría que alguien leyera.  Realmente sé que nadie lee mi blog y es una pena. No quiero aceptarlo. Pero ya va siendo hora de madurar, ¿no?