jueves, 10 de febrero de 2011

MONOLOGO A LA AUSENCIA (Nº 1)

¿Por qué cuando empezamos a acostumbrarnos a algo esto sencillamente desaparece?
Con todo pasa lo mismo. Con las cosas y con las personas. Sobre todo con las personas.
Cuando empiezas a tomarle el gusto a las sensaciones, empiezas a ser feliz con ellas simplemente se esfuman.
Las cosas se gastan, las mascotas mueren y las personas cambian.
Las personas cambian. Las promesas se rompen. Los recuerdos se olvidan.
Al fin y al cabo todo resulta pasajero. De pequeños somos tan inocentes que no nos damos cuenta de esto. Lo vamos aprendiendo día a día. A base de golpes y porrazos. A base de inmunizarnos a ello.

1 comentario:

  1. Lamentablemente, es verdad. Aprovecha todas esas cosas y personas antes de que cambien o desaparezcan e intenta ver el valor que tienen a tiempo!!
    "Carpe diem", Anitaa!! :)
    E intenta que esos porrazos no te duelan, sino que te enseñen ;)

    ResponderEliminar