martes, 13 de septiembre de 2011

MALOS DESPERTARES

Es la hora, me dije a mi misma. La hora que había estado esperando todo ese tiempo. Le tenía a mi espalda. Ultimando los detalles. La hora de dar el paso a delante y enseñar a todo el mundo lo que era capaz de hacer.

- Respira, concéntrate, abre los ojos y sal – me dijo.

- Ni que fuera tan fácil... - le respondí.

- ¡Solo hazlo!

Y diciendo esto me empujó hacia el escenario, donde me esperaban millones de fans.
Avancé lentamente con mi guitarra colgada hasta el centro del escenario. Comencé a tocar. Luego a cantar.

Una hora…

Después otra…

Tres horas de incansables aplausos, silbidos y gritos. La emoción se palpaba en el ambiente. El concierto estaba apunto de acabar. Anduve hasta el borde del escenario para saludar. Perdí el equilibrio. Y me caí de la cama.

RECUERDOS DE INVIERNO

Nieva. Es invierno y nieva. El cielo está cubierto por nubes oscuras. Miras por la ventana y piensas que es un buen día para quedarse en casa al calor de la estufa, pero una fuerza sobrenatural te empuja a ponerte las botas y el gorro y a salir a jugar con la nieve. La emoción te vence y acabas saliendo. Embutida con en el chaquetón, la bufanda y los guantes comienzas a pasear por la calle con mucho cuidado e intentando ver algo entre el vaho que sale de tu boca y la nieve que cae sin pausa. Entonces recuerdas que hace mucho tiempo, ese mismo día. Muchos años atrás estabas sometida. Casi todo parecía igual. Mirabas la nieve caer. Pero en esa ocasión llorabas. Doliéndote de los golpes y las palabras. Pero ahora te sientes bien. No eres esclava de nadie. Y lloras de felicidad, dando vueltas sobre ti misma, mirando al cielo, sintiéndote por primera vez alguien independiente.

sábado, 3 de septiembre de 2011

POESIA

La cosa va mejorando
poco a poco el tiempo pasando.
Nosotros juntos y el cielo mirando
El pequeño amanecer esperando
para sorprendernos
amándonos
al alba de la mañana
Teniéndote cerca me deshago
y desde lejos pienso: Te amo.
Te siento cerca y miro tus ojos
no veo nada reflejado en ellos
Me miras, te miro
ahora nos veo en el infinito indefinido
en el que solo tu y yo existimos.

domingo, 12 de junio de 2011

5 de Febrero

Pasaron los años. Y cada día cuando se levantaba, pensaba en aquel desgraciado día en el que cometió aquel maldito error.

El día en el que renunció a ser ella misma por un amor pasajero que se desvaneció demasiado pronto. Renunció a todos sus colores para convertirse en un dibujo en blanco y negro. Mal hecho. Como todas aquellas que sufrían lo mismo en silencio.

El día en que decidió ser infeliz por el resto de su vida para poder asegurar la felicidad de aquel con quien compartía su lecho.

Solo cabía excusarse diciendo que ese día, ella ni se imaginaba lo que ocurriría pocos años después.

Mi más sentido pésame.

martes, 17 de mayo de 2011

PENSAMIENTOS DE TODO UN DIA

De esos días en los que lo único que te apetece es meterte en la cama y ponerte la música a tope y dejar de pensar por un instante. Dejar que el tiempo pase. Olvidar todo lo que te preocupa. Concentrarte en el ritmo de tu canción favorita, en su letra.Concentrarte en sus acordes. Recordarlos de memoria o incluso inventártelos.

El malestar y la estupidez que te embarga cuando te das cuenta de que todo el mundo te ignora y no sabes por qué. O quizá sí que lo sabes, pero intentas convencerte a ti misma de que estas equivocada.

Pagaría por ver mi propia cara al caer en la cuenta de que soy totalmente inútil e invisible.

Quiéreme cuando menos lo merezca porque es cuando más lo necesito. No muestres piedad, pues ninguna has de recibir. Intenté inútilmente ser perfecta, mas me fue imposible.

En el camino perdí amigos, de los cuáles algunos se llevaron partes de mi alma al marcharse.Dejando huecos difíciles de llenar.

Me marcharé. Me marcharé para no volver. Allí donde las montañas se unen con el mar. Buscando a alguien con quien compartir mi soledad.

Lejos de la multitud y de todos aquellos que me hicieron sufrir por culpa de su enorme egoísmo que, gracias a mi gran corazón, no hacia mas que crecer.

Vaya mierda de vida que llevo ultima mente: sin comer, sin dormir. Solo leer. Pero tienes que comprender que esa es la única manera de sentirme agusto, en mi mundo imaginario. En mi Wonderland.

Y lo mejor de todo es que soy invisible solo cuando ellos quieren. Bien que me buscan cuando les hago falta o quieren algo de mi. No me puedo creer lo ciega que he estado, no me puedo creer lo tonta que he sido por no darme cuenta de que me estaban utilizando.

Ayúdame. Por favor. Sálvame del infierno en el que se ha convertido mi vida. Dime que soy buena persona. Dime que ellos no llevan razón. Dime que me quieres. Miénteme aunque sea una sola vez. Dime que siempre vas a estar ahí. Ayudame a sacar todo mi miedo.

martes, 22 de febrero de 2011

ESTUPIDEZ

-Eres un estúpido-me dijo-¿por qué saltaste viendo que no había red?

-Porque de no haberlo hecho, ahora tú estarías llamándome cobarde, y lo peor: yo me lo estaría creyendo.

¿Cuándo tomamos esa decisión de saltar a la piscina? Aun sabiendo que cuando la decisión está tomada y en pleno proceso y no hay marcha atrás. Pero es cuando saltas, cuando te das cuenta de si hay agua o no.

¿Por qué lo hacemos? Sabemos perfectamente la respuesta.NO. ¿Es que somos masoquistas? ¿Es que nos gusta que nos humillen una y otra vez? ¿Es que somos tontos? ¿Es porque nos da miedo lo que digan los demás? y si es así, ¿a qué tememos? ¿A que nos llamen cobardes? COBARDE. COBARDE. ¡¡COBARDE!!.
Sí, admitámoslo. Somos unos cobardes. Sucias, rastreras y cobardes alimañas que solo les preocupa el qué dirán. ¿¿Qué pasa?? Que cuando queremos demostrar que no lo somos y nos armamos de valor, (al que yo suelo llamar estupidez) y saltamos intentando que nuestras vanas ilusiones se cumplan aunque esto solo conlleva a que el porrazo del rechazo sea mas rotundo
Y cuando estamos en el suelo con una pierna rota, un hombro dislocado , cinco costillas hechas añicos, un chimbombo en la cabeza y el corazón desintegrado, no nos quedan fuerzas ni para llorar. Bueno, para llorar sí. Eso es para lo único que sientes que puedes hacer. Llorar. Hasta que acabas por llorar con los ojos secos, que según dicen, es la peor de todas las tristezas.

Luego intentas hacerte el desentendido. Pero no hay marcha atrás.

Lo intenté. De veras que lo intenté. Arriesgué y perdí. Me lancé y caí. Lloré y lloré. Lloré a más no poder. Me sentí inútil.

Nunca, nadie, en la vida me podrá decir lo que habría podido tener si lo hubiera intentado. Porque responderé: Sí, si que lo intenté. No lo conseguí pero lo intenté. Puse todo lo que había en mi mano para ello.

Lo aposté todo a una sola mano. All in. Perdí y me arruiné.

lunes, 14 de febrero de 2011

EL INFINITO PROBLEMA DEL DAR Y EL RECIBIR

¿Qué sucede cuando damos todo lo que tenemos, siendo insuficiente para la otra persona y no recibimos nada a cambio? ¿Qué es lo que ocurre cuando con el paso del tiempo vamos quedándonos vacios de amor?
Lo mismo que cuando extraes muchas monedas progresivamente de un hucha sin introducir ninguna. Llega un momento en el que la hucha se queda vacía.
¿Cuánto tiempo se puede estar así? Hasta que el emisor se de cuenta de que en realidad todo lo que estaba haciendo era en vano. Hasta que el depósito se queda obsoleto. Después de eso no hay nada. NADA. Oscuridad, soledad y ausencia de sentimientos.
Al principio piensas que esa situación cambiara, tienes esperanzas de que empezaras dando y acabaras recibiendo el doble.
Eso no resulta así. Las personas que han sido educadas para ayudar en todo lo que puedan empiezan muy entusiastas pero con el paso del tiempo se quedan vacías de tanto dar.
Cuando lo único que necesitas oír es: 'toma, te presto mis apuntes, ¿necesitas algo más?' ó 'te noto rara, ¿te pasa algo?' ó 'me importas mucho' ó 'te quiero' ó simplemente abrazarte sin decir nada.
Con estos pequeños gestos, aunque los hagamos poco, valen mucho. Esta muy bien saber que puedes contar con alguien siempre. Un apoyo incondicional. Muchas veces este apoyo resulta ser la familia, ya que ellos siempre te querrán y desearan lo mejor para ti.
Pero el egoísmo en esta sociedad es demasiado fuerte y está demasiado arraigado. Aquí es: lo mío para mi, lo tuyo para mi, y si sobra algo para mi también.
No nos preguntamos si los demás estarán pasando por un buen momento o no. Nos la trae al viento el qué les pueda pasar a los demás, aunque siempre queremos que haya alguien ahí por y para nosotros. Conclusión:
SOMOS UNOS PUTOS EGOISTAS

jueves, 10 de febrero de 2011

MONOLOGO A LA AUSENCIA (Nº 1)

¿Por qué cuando empezamos a acostumbrarnos a algo esto sencillamente desaparece?
Con todo pasa lo mismo. Con las cosas y con las personas. Sobre todo con las personas.
Cuando empiezas a tomarle el gusto a las sensaciones, empiezas a ser feliz con ellas simplemente se esfuman.
Las cosas se gastan, las mascotas mueren y las personas cambian.
Las personas cambian. Las promesas se rompen. Los recuerdos se olvidan.
Al fin y al cabo todo resulta pasajero. De pequeños somos tan inocentes que no nos damos cuenta de esto. Lo vamos aprendiendo día a día. A base de golpes y porrazos. A base de inmunizarnos a ello.

martes, 8 de febrero de 2011

CARTA A UN AMOR INESPERADO

Lo nuestro comenzó tal día como un 5 de abril en 2004. Una tarde nublada aunque calurosa. Fue amor a primera vista. Tú, morenita y pequeñita. Yo, nerviosa e impaciente. Nos encontramos en la calle. Nos miramos y saltó la chispa. Una mirada fugaz pero a la vez intensa. A partir de entonces estuvimos juntas casi siempre, ya que nuestros planes no coincidían. Yo quería viajar y tú no podías venir conmigo. Preferías quedarte en casa al calor de la chimenea.
Yo te echaba de menos. Pero esta tristeza se veía recompensada por la alegría del reencuentro.
Se que nunca llegaras a leer esta carta, pero tengo que decirte lo importante que eres para mi. Siempre estuviste a mi lado. En los buenos y los malos momentos. Y yo también lo intenté. Cuando tenía un mal día y llegaba a casa decaída, tú me animabas y me apoyabas. Y siempre me escuchaste cuando lo necesitaba.
Siempre supe que algún día me dejarías. Sabía que algún día te tendrías que ir. Tú nunca me defraudaste ni me diste la espalda.
Por eso quiero darte hoy las gracias con esta carta. Para aliviar el gran pesar que me causa nuestra separación. Hoy quiero decirte adiós de la manera menos dolorosa posible.
Siempre tuya mi perrita querida.
Ana.

domingo, 6 de febrero de 2011

TERTULIAS SOBRE EL MEJOR AMIGO DEL HOMBRE

¿Quién fue el primero que dijo que el perro es el mejor amigo del hombre? Pues la verdad sincera es que no tengo ni la menor idea. Pero de seguro digo que quienquiera que fuese dio en el clavo. ¿Quién es el único que cuando llegas a casa se deshace de felicidad? Pegando saltos y ladrando. Dando vueltas y babeando. Seguramente habrá mucha gente que no este de acuerdo conmigo ya que los perros son los animales mas queridos, pero no generalicemos. Seguramente habrá muchísima gente que prefiera cualquier otro tipo de bienvenida a casa. Pero este no es mi caso.
Empecemos por describir como son las llegadas a casa cuando un querido can te esta esperando:
Vas andando por la calle, acercándote a tu casa. Subes lentamente la pendiente. Mas tarde subes las escaleras sacando a la vez las llaves. Mientras tanto, dentro de tu casa, tu perro te escucha y se vuelve loco. Empieza a correr de aquí para allá. Acelerado como el que más. Rascuñando en la puerta con sus uñas. Hasta que te oye meter la llave en la ranura, entonces si que es verdad que aquel cachorrito que conociste hace tiempo se convierte en un pitt-bull al que solo le falta hacer un triple mortal invertido para parecer un mono de circo. Es en ese momento cuando toda la tristeza, el estrés y el cabreo con el que llegabas se esfuman y son reemplazadas por la felicidad, la tranquilidad y la ternura de esa tan grata bienvenida.
No puedo ni imaginarme un día sin mi perro, aunque a veces me cabree de unas maneras que nadie se figura. Te Quiero mucho Fea. ¡¡Gracias por alegrarme la existencia!!

SÉ QUE NO ME QUIERES

Sé que no me quieres. Sé que no te hago falta. También sé que te quiero demasiado como para dejarte ir. Soy demasiado egoísta como para olvidarme de ti. Cuando estas no quiero dormirme. Cuando no estas sueño contigo. Mis pensamientos giran entorno a ti y tus palabras giran entorno a otra persona. Tuve un error, un tremendo error, Dejarte marchar, Queriéndote lo suficiente aunque sin fuerza de voluntad como para arriesgar nuestra amistad. ¿Y si hubiéramos dado ese paso? ¿Cómo seriamos hoy? ¿Seguiríamos juntos? ¿Habríamos estado a gusto? No puedo ni siquiera pensar en ello, pues me quema de tal manera que me da la sensación de que nado en ascuas. No me puedo imaginar una tarde contigo siendo más que amigos. Me cuesta imaginarlo ya que luego no me lo puedo quitar de la cabeza. Hasta sueño con ello. Sueño con que nos abrazamos. Nos acariciamos. Te beso. Me besas. Sueño con recorrer tu piel con mis labios. Recorrer cada centímetro de tu cuerpo con mis dedos y hacer que se te erice la piel. Simplemente sueño con que me miras a los ojos y me sonríes. Una sonrisa dulce que avecina un dulce final. Más tarde te acercas lentamente y me besas. Tus labios contra los míos. Moviéndose al compás de una canción que los dos conocemos y que nos recuerda al otro. Si esto ocurriera lo único que podría hacer seria llorar. No en el mal sentido de la palabra. Sino en el sentido de llorar de felicidad. Como el que realiza un largo camino y cuando llega a la meta pone los brazos en jarras y mira el paisaje con una enorme satisfacción. Ése tipo de lagrimas. Lágrimas de satisfacción. Recompensando mi larga espera.