lunes, 14 de febrero de 2011

EL INFINITO PROBLEMA DEL DAR Y EL RECIBIR

¿Qué sucede cuando damos todo lo que tenemos, siendo insuficiente para la otra persona y no recibimos nada a cambio? ¿Qué es lo que ocurre cuando con el paso del tiempo vamos quedándonos vacios de amor?
Lo mismo que cuando extraes muchas monedas progresivamente de un hucha sin introducir ninguna. Llega un momento en el que la hucha se queda vacía.
¿Cuánto tiempo se puede estar así? Hasta que el emisor se de cuenta de que en realidad todo lo que estaba haciendo era en vano. Hasta que el depósito se queda obsoleto. Después de eso no hay nada. NADA. Oscuridad, soledad y ausencia de sentimientos.
Al principio piensas que esa situación cambiara, tienes esperanzas de que empezaras dando y acabaras recibiendo el doble.
Eso no resulta así. Las personas que han sido educadas para ayudar en todo lo que puedan empiezan muy entusiastas pero con el paso del tiempo se quedan vacías de tanto dar.
Cuando lo único que necesitas oír es: 'toma, te presto mis apuntes, ¿necesitas algo más?' ó 'te noto rara, ¿te pasa algo?' ó 'me importas mucho' ó 'te quiero' ó simplemente abrazarte sin decir nada.
Con estos pequeños gestos, aunque los hagamos poco, valen mucho. Esta muy bien saber que puedes contar con alguien siempre. Un apoyo incondicional. Muchas veces este apoyo resulta ser la familia, ya que ellos siempre te querrán y desearan lo mejor para ti.
Pero el egoísmo en esta sociedad es demasiado fuerte y está demasiado arraigado. Aquí es: lo mío para mi, lo tuyo para mi, y si sobra algo para mi también.
No nos preguntamos si los demás estarán pasando por un buen momento o no. Nos la trae al viento el qué les pueda pasar a los demás, aunque siempre queremos que haya alguien ahí por y para nosotros. Conclusión:
SOMOS UNOS PUTOS EGOISTAS

2 comentarios:

  1. Bueno, Anita. Me gusta tu blog y me gustan sus contenidos. Es algo totalmente diferente a lo hacías cuando estábamos en cuarto; mucho más personal, mucho más íntimo. Está claro que nunca percibimos del todo las potencialidades de quienes conocemos, tan sólo algunas de ellas; y esas sí que las ví hace cuatro años; estas otras las estoy conociendo ahora. No es cuestión de que te califique por ello, máxime ahora que somos compañeros y amigos; tan solo felicitarte y desearte que sigas por este camino.
    Saludos.

    ResponderEliminar